Niño de la calle pide oración a una agente policial


En medio de una sociedad con altos índices de criminalidad en EE.UU, un hecho policial, marcó la vida de Danielle, quien cambió el perseguir a un ladrón por orar por un alma necesitada de Dios. Durante un patrullaje cotidiano, Danielle manejaba su auto policial, por uno de los barrios más peligrosos de Atlanta, cuando un hecho le hizo detener su auto, salir del vehículo policial y observar a un menor niño, que con voz entre cortada se acercó para que orara por él.El barrio es conocido por ser un lugar muy pobre y regido por bandas organizadas, el alcohol y la drogadicción son normales en este lugar, donde crece también una niñez cansada de ver esta situación. La funcionaria señaló “Fuimos allí y uno de los muchachos que se encontraban jugando se acercó a mi auto y me pidió que orara por él.” Danielle Ognelodh escuchando lo que el niño le pidió, no dudo en orar por él e invitó a todos los niños que se encontraban alrededor para orar. Y recibir a Dios en sus corazones.