Presidente de Brasil es asediado para que no cambie lugar de embajada


Debido al cambio de la embajada de Brasil desde Israel a Jerusalén, han surgido cierto tipo de presión sobre los hombros del presidente actual, Jair Bolsonaro. 18 embajadores de países árabes se reunirán con Bolsonaro en los próximos días para convencerlo de que desista de la decisión que éste ha tomado, a pesar que el mandatario dice que ya no hay vuelta atrás. Los argumentos de los embajadores como Ibrahim Alzebem(elsebem) de Palestina, dice que la ONU no reconoce a Jerusalén como capital de Israel y que si el presidente no cede a cambiar de opinión, serán 2 embajadas más las que se mudarían: la que está en Tel Aviv a Israel y la que está en Ramala a Palestina. Muchos consideran la decisión como una “amalgama de conflicto”, ya que no ayuda su reacción con el conflicto que hoy se vive para “poder ser mediador de paz para la región en cuestión”. Y no sólo representa conflictos sino que también podrían ser pérdidas financieras para ellos, por ser el primer país comprador de los productos exportados desde Brasil, “Creemos que el hecho de que un país cambie su embajada tal vez hasta ayude al gobierno a corto plazo. Pero a largo plazo eso no servirá a los intereses económicos y estratégicos de Brasil ante la comunidad internacional “, declaró Nabil(Nabel) Adghoghi, embajador de Marruecos. Un boicot de parte de los países árabes preocupa a los diputados Brasileños, pues podrían perder su ruta comercial, a pesar de que cuentan con apoyo de EE.UU.